Empresas de reformas y chapuzas en Cáceres
Empresa de reformas y chapuzas en Cáceres, reformas integrales, manitas a domicilio, empresa multiservicios.
Albañilería - Electricidad - Fontanería - Pintura - Presupuesto - Alta de empresas. Otra ciudad >
Cáceres, Coria, Miajadas, Moraleja, Navalmoral de la Mata, Plasencia, Talayuela, Trujillo

   



Portal de reformas



Inscríbase en este portal con exclusividad para su localidad... AHORA ES EL MOMENTO >>>




chapuzas domicilio


Reparaciones en el hogar, negocio y oficina, reformas integrales: Electricidad, fontanería, cerrajería, pintura, albañilería, carpintería, mantenimiento, bricolaje, averías generales, montaje de muebles, accesorios. El manitas en casa.





QUIERE VER SU EMPRESA AQUI? >>









Cáceres es una provincia de España, situada al suroeste de la misma y norte de la comunidad autónoma de Extremadura. Limita con Castilla y León a través de las provincias de Salamanca y Ávila y con Castilla la Mancha por Toledo. Al sur se encuentra Badajoz, y al oeste la frontera con Portugal.

Historia
Prehistoria
Paleolítico inferior
Excavación en la Cueva de Santa Ana, en Cáceres.

Las pruebas de presencia humana más antiguas del actual territorio de Extremadura datan del periodo Paleolítico Inferior. En los yacimientos —en su mayoría superficiales— se han hallado herramientas toscas de cuarcita y, en menor medida, de granito, pero no se han encontrado restos de cadáveres humanos.

La técnica usada para construir las herramientas consistía en golpear la piedra con un percutor de piedra o cuerna hasta conseguir filos, puntas, muescas, hachas, picos...

Los restos más antiguos se corresponden con la fase media del periodo Achelense (hace unos 700 000 años).

Los yacimientos más antiguos están cerca de donde hay piedra adecuada para tallar y construir, pues, las herramientas y útiles. Además se encuentran cerca de los ríos y de los grandes afluentes. Las áreas de más concentración de yacimientos del periodo Achelense son: pantano de Valdecañas, río Alagón, Jerte y El Sartalejo.

Los instrumentos más destacados de esta época son el bifaz, el hendedor y el pico triédrico.
Paleolítico medio

Se han recogido muy pocos restos en Extremadura. Todos ellos son del periodo Musteriense. Se construyeron con la técnica mediante la cual calculaban el tamaño del instrumento antes de extraer de la piedra matriz un fragmento adecuado al instrumento que pretendían fabricar.

Los útiles más característicos eran las raederas, denticulados y puntas. Todos ellos son menos pesados, menos toscos, construidos con una tecnología más avanzada que los del Paleolítico Inferior.

Los lugares donde se encuentran yacimientos del periodo Musteriense se corresponden con los del periodo Achelense, es decir, cerca de los ríos.
Paleolítico superior
Entrada actual de la Cueva de Maltravieso, en Cáceres.

Durante esta era aparece el Homo sapiens sapiens —el hombre actual— sobre la faz de la Tierra.

En esta época fueron hechos los grabados y pinturas de la Cueva de Maltravieso, santuario del arte cuaternario, y de las Minas de Castañar de Ibor. Todas son de estilo Magdaleniense.

En la cueva de Maltravieso, se encuentran grabados de la silueta de una cierva, varios triángulos y otras figuras geométricas. Sobre todo se han encontrado más de 30 manos pintadas en negativo y sin dedo meñique la mayoría de ellas.

No se han encontrado restos que sugieran que fuera habitada durante esta época, aunque sí de épocas posteriores, por lo que se puede concluir que era un lugar sagrado, no de habitación.
Neolítico

Aunque son muy pocos los datos que se conocen sobre el Epipaleolítico en la actual región de Extremadura, el Neolítico trajo algunas modificaciones en la subsistencia de las comunidades humanas que habitan la región. La más importantes son la introducción de la ganadería y la agricultura, que se incorporan a las actividades de caza y recolección ya existentes. En cuanto a la tecnología se refiere, la incorporación más importante es la de la cerámica que permitirá el almacenamiento de los excedentes agrícolas.

En la actualidad los estudios más recientes consideran que el Neolítico en Extremadura comenzó en la transición del VI al V milenio a.C. Se supera así el concepto de Neolítico Tardío que algunos autores habían empleado, creyendo que la aparición de la agricultura habría sido mucho más tardía en esta zona de España. Del Neolítico Antiguo los yacimientos más representativos son el Cerro de la Horca (Plasenzuela), Cueva de Boquique (Plasencia), la cueva de El Conejar (Cáceres) y Los Barruecos (Malpartida de Cáceres). De este último yacimiento proceden las evidencias de agricultura más antiguas de la región, que fueron datadas a finales del VI milenio a.C. Los indicios de domesticación animal son débiles, pero puede suponerse que la domesticación animal es contemporánea a la introducción de la agricultura. En estos yacimientos se han encontrado cerámicas decoradas, sobre todo la variedad conocida como «boquique», por haberse documentado por primera vez en esta cueva de Plasencia.

A partir del Neolítico Medio, comienzos del V milenio a.C. se produce la proliferación del megalitismo en la región. Existen pocos poblados conocidos de esta época, tan sólo algunos datos del yacimiento de Los Barruecos. El fenómeno megalítico es en cambio bien conocido, pues existen grandes concentraciones de dólmenes en diversas comarcas de la región. Conjuntos de este tipo de sepulcros megalíticos pueden encontrarse en Valencia de Alcántara, Cedillo o Santiago de Alcántara. Aun así hay que decir que este fenómeno tiene una gran perduración en el tiempo, perdurando hasta los inicios de la Edad del Bronce. Los enterramientos de esta fase suelen caracterizarse por microlitos de sílex, cerámicas lisas y algunos ídolos placa.

Del Neolítico Final destacan yacimientos como Araya. Se desarrolla a partir del 3500 a. C. y sentará las bases para la aparición del Calcolítico, a partir del III milenio a.C. Estos poblados tienen una verdadera vocación agrícola y ganadera. Su situación, próxima a tierras fértiles, suele ser en suaves lomas próximas a cauces de ríos. Las cerámicas se caracterizan por ser prácticamente lisas, con escasas decoraciones y formas simples. La cerámica más indicativa es la «cazuela carenada», que aparece corrientemente en los yacimientos de todo el Suroeste peninsular, demostrando la integración de Extremadura dentro de una dinámica cultural común caracterizada por el incremento demográfico y el afianzamiento, cada vez más claro, de la agricultura y la ganadería.
Calcolítico

Durante el Calcolítico o Edad de Cobre, las comunidades humanas prehistóricas realizan avances en la explotación agropecuaria del medio, se desarrolla la metalurgia con el inicio de la transformación del cobre hacia el III milenio a.C en Castillejo.1

Se produce un desarrollo de la complejidad social tanto estructural como ideológicamente: hay desigualdad de roles y de bienes.
Edad Antigua
Época prerromana
Estatua medieval[cita requerida] en Hervás.

Entre los pueblos prerromanos más importantes que habitaron Extremadura se encontraron los vettones (Vettoni), que habitaron las actuales provincias de Cáceres (norte) y Salamanca, la provincia de Ávila y parte de la de Toledo. Los lusitanos (Lusitani) (los más arquetípicos de Extremadura), que se extendían por casi la totalidad de la actual Extremadura y centro de Portugal, pueblos pastores dedicado al pillaje y la guerra, cabe destacar la imagen del líder lusitano Viriato y la resistencia férrea frente a los romanos. Situados al sur, próximos a la provincia de Badajoz, se encontraban los célticos (Celtici), eran principalmente urbanos y ofrecieron poca resistencia a las tropas romanas, por lo que no fueron obstáculo para el avance de éstas.
Época romana
Conjunto romano de Cáparra.

La tierra de esta confederación lusitana sufrió una romanización completa y profunda. El grado de romanización alcanzado y la extensión de la provincia Ulterior aconsejaban un gobierno aparte, constituyéndose la Lusitania en provincia aparte en tiempos de Augusto (s. II a C.). La provincia de Lusitania acogía gran parte de Extremadura, y Portugal central.

Se construyeron numerosas vías de comunicación (calzadas), grandes urbes. Lusitania fue una de las provincias en que se dividió definitivamente la Península Ibérica y un aspecto importantísimo fue la adopción de la lengua del Imperio, base de todos las futuras lenguas romances peninsulares.

La Ruta de la Plata unía Asturias con Emerita y con Itálica, atravesando la provincia de Cáceres por la mitad. Otra ruta unía Mérida con Coímbra, pasando por el famoso puente de Alcántara.

Vespasiano dio otro paso en la romanización al conceder el derecho de ciudadanía latina a todos los habitantes de la península ibérica, facilitando de este modo el que los hispanos pudieran acceder a un cargo público. En el siglo III d. C. comenzaron los problemas. Bandas germánicas, constituidas por bárbaros, saquearon la provincia a su paso. Ello aconsejó fortificar las ciudades; de este tiempo datan las murallas de Coria y Cáceres. El temido peligro llegaría en el s. V, dejando a la provincia abandonada y en ruinas. La ciudad de Norba Caesarina se extinguió. Otras, como Augustobriga y Cáparra cayeron en el olvido, a pesar de quedar en pie formidables monumentos.
Edad Media
Época visigoda

La Lusitania fue invadida primero por los alanos y después por los suevos. Con ellos entramos en época visigoda.
Casco viejo de Cáceres, el tercer conjunto medieval mejor conservado de Europa.
Murallas medievales de Plasencia.
Ocupación musulmana

Con la llegada de los sarracenos la Lusitania visigótica pasa a llamarse Reino Taifas de Badajoz. En Extremadura se conservan numerosas huellas del periodo musulmán de más de 500 años en la zona, hasta 1248. Por destacar algunos de los existentes se pueden citar el Aljibe de Cáceres, el castillo de Trujillo, y en Galisteo las murallas de la época almohade a base de piedras de río. En 1009 se crea el Reino de Taifas de Badajoz que recuerda geográficamente a la Lusitania y que diversos autores consideran como último periodo del ciclo lusitano. La taifa de Badajoz fue una de las más extensas y poderosas de la península, llegando a tener una extensión mayor al área actual de la región extremeña. En este período se abre un apasionante periodo de intrigas, luchas y pactos con los reyes de Sevilla, Toledo, Córdoba... además de con los monarcas cristianos.
Reconquista

La Reconquista de lo que actualmente es Extremadura (parte oriental del reino Taifas de Badajoz) se lo disputan el reino de Portugal con el rey Alfonso Enrique con la ayuda del guerrero Geraldo Geraldes conocido como Geraldo «sem Pavor» y el Reino de León con el Rey Fernando II, definitivamente la conquista la lleva a cabo principalmente el Reino de León, en su segunda etapa como reino independiente (1072–1230). Primero fue Fernando II de León en 1169 y después Alfonso VIII de León (incluido en el orden dinástico español como Alfonso IX) en 1229 quienes tomaron Cáceres. Ya en 1213, el propio Alfonso VIII de León había tomado Alcántara. A ésta ciudad la convirtió en la sede de la Orden Militar de San Julián de Pereiro, posteriormente llamada Orden de Alcántara.

Por su parte la corona de Castilla también avanzó en la reconquista y en el año 1186 el rey Alfonso VIII de Castilla funda la ciudad de Plasencia sobre un asentamiento anterior, para así garantizar y asegurar la posesión de gredos y del Valle del Jerte. Se establece la Vía de la Plata como frontera entre los reinos de León y Castilla.
Unificación castellano-leonesa
Final de la Edad Media

La parte occidental del Reino Taifas de Badajoz fue reconquistada por Enrique de Borgoña, el cual recibió el condado portucalense (Oporto y tierras circundantes), con el título de «Conde de Portus Cale». Este condado se convertiría en un reino independiente años después y comenzaría su expansión hacia el sur hasta llegar a Faro.

En el siglo XIV se produce la aparición de la Virgen de Guadalupe.
Conquista americana
Estatua de Francisco Pizarro en Trujillo.

Un rasgo característico de la región fue la emigración masiva a América. Muchos de los emigrantes fueron hombres en busca de la fortuna y fama que España ya no podía ofrecer tras la caída del Reino nazarí de Granada en 1492, el mismo año que se descubrió América. Entre los conquistadores que llegaron a América, destacan varios extremeños como Francisco Pizarro quien anexionó los territorios Incaicos al Reino de España; y Ñuflo de Chaves explorador y conquistador español del Paraguay y la zona suroriental de la actual Bolivia, recordado como fundador de la ciudad a la que le dio el nombre de su tierra natal Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, para satisfacer su ilusión y perennizar en aquellos alejados territorios el nombre de su solar nativo.
Unión con Portugal

Uno de los acontecimientos determinantes de la historia moderna de Extremadura se produce en 1580, con la unión de los Imperios de España y Portugal. Las dos superpotencias de la época se unen bajo una misma corona. Extremadura está a similar distancia entre Madrid y Lisboa, las capitales de los dos Imperios, por lo que varias ciudades viven una época de esplendor, que quedará dolorosamente truncada con la llamada Guerra de Restauración portuguesa, que supuso la definitiva separación de ambos Reinos y que marcó la decadencia de Extremadura en los siglos posteriores.
Guerra de Restauración y fundación de Extremadura
Mapa de Extremadura en el siglo XVIII.
Fachada de la Catedral de Coria.

La guerra de 1640 fue el inicio de una sucesión trágica de guerras devastadoras para Extremadura que no acabó hasta la finalización de las guerras napoleónicas, ya en el siglo XIX.

La guerra menos referida en los libros escolares españoles, la llamada Guerra de Restauración portuguesa (Guerra da Restauração, en portugués) mantenida con Portugal desde 1640 hasta 1668, transformó a Extremadura de una manera determinante y marcó su destino hasta tiempos muy recientes.

La prepotencia de la nobleza española trató a Portugal, su vasto imperio, su singular cultura y su importancia naval y comercial, como un territorio más de un imperio por otra parte difícilmente gobernable en muchos aspectos, por lo complejo y extenso, durante el periodo en el que Portugal formó parte de la Monarquía Hispánica (1580–1640), desde el reinado de Felipe II, hasta el de Felipe IV.

Analizada desde la perspectiva de sus consecuencias, especialmente para Extremadura, fue sin duda una de los peores servicios hechos a la historia de España, por unos gobernantes que les falto la altura de miras para entender el poder y la influencia que podría haber alcanzado aquel imperio, si esa unión dinástica hubiera tenido más éxito que el que tuvo.

La guerra con Portugal transformó las ciudades y los pueblos extremeños de una manera notable. Se produjo una gran despoblación y un gran abandono de tierras de labor. Las continuas escaramuzas por la frontera y el asentamiento casi durante treinta años de los soldados en las poblaciones extremeñas, provocó una crisis que se acrecentó tras el final de la guerra, al convertirse este territorio de nuevo en la «Extremadura». Otra vez territorio de frontera, con un imperio muy poderoso y con una gran carga de recelo tras el largo período de hostilidades.

En 1653 la ciudad de Plasencia decide recuperar el voto en Cortes que durante la Edad Media había tenido y comprarlo por valor de 80 000 ducados. Para ello propone una alianza a las ciudades de Badajoz, Mérida y Trujillo y a las villas de Cáceres y Alcántara para comprar conjuntamente dicho voto y conformar de este modo la provincia de Extremadura. Es pues en este momento cuando surge Extremadura como entidad política, a la que posteriormente se unirían otras localidades y la provincia de León de la Orden de Santiago.
Primeros siglos de Extremadura

No habían pasado treinta y cinco años del final de la guerra con Portugal y España se ve envuelta en la Guerra de Sucesión Española (1702–1713), que acaba de arruinar Extremadura, con la destrucción de los pueblos del valle del Tajo. A efectos transfronterizos, es una nueva guerra con Portugal, que viene a abrir aún más la brecha que separa ambos países.

Durante la Guerra de la Independencia Española (1808–1814), Extremadura registra un nuevo periodo de convulsiones y penurias al estar situada en la encrucijada estratégica2 por la que pugnan las tropas ocupantes francesas y las nacionales, ayudadas por el ejército inglés al mando del Duque de Wellington. Durante este periodo, la guerra y las hambrunas contribuyen aún más a la despoblación de la región. A modo de ejemplo, durante el verano 1809 se produce en la localidad de Hoyos el vil asesinato de Juan Álvarez de Castro, Obispo de Coria a manos de las tropas francesas mandadas por el Mariscal Soult.

Fuente: Wikipedia, ver mas >

EMPRESA DE REFORMAS Y CHAPUZAS EN:
Abadía
Abertura
Acebo
Acehúche
Aceituna
Ahigal
Alagón del Río
Albalá
Alcántara
Alcollarín
Alcuéscar
Aldea del Cano
Aldea del Obispo, La
Aldeacentenera
Aldeanueva de la Vera
Aldeanueva del Camino
Aldehuela de Jerte
Alía
Aliseda
Almaraz
Almoharín
Arroyo de la Luz
Arroyomolinos
Arroyomolinos de la Vera
Baños de Montemayor
Barrado
Belvís de Monroy
Benquerencia
Berrocalejo
Berzocana
Bohonal de Ibor
Botija
Brozas
Cabañas del Castillo
Cabezabellosa
Cabezuela del Valle
Cabrero
Cáceres
Cachorrilla
Cadalso
Calzadilla
Caminomorisco
Campillo de Deleitosa
Campo Lugar
Cañamero
Cañaveral
Carbajo
Carcaboso
Carrascalejo
Casar de Cáceres
Casar de Palomero
Casares de las Hurdes
Casas de Don Antonio
Casas de Don Gómez
Casas de Millán
Casas de Miravete
Casas del Castañar
Casas del Monte
Casatejada
Casillas de Coria
Castañar de Ibor
Ceclavín
Cedillo
Cerezo
Cilleros
Collado
Conquista de la Sierra
Coria
Cuacos de Yuste
Cumbre, La
Deleitosa
Descargamaría
Eljas
Escurial
Fresnedoso de Ibor
Galisteo
Garciaz
Garganta la Olla
Garganta, La
Gargantilla
Gargüera
Garrovillas de Alconétar
Garvín
Gata
Gordo, El
Granja, La
Guadalupe
Guijo de Coria
Guijo de Galisteo
Guijo de Granadilla
Guijo de Santa Bárbara
Herguijuela
Hernán-Pérez
Herrera de Alcántara
Herreruela
Hervás
Higuera
Hinojal
Holguera
Hoyos
Huélaga
Ibahernando
Jaraicejo
Jaraíz de la Vera
Jarandilla de la Vera
Jarilla
Jerte
Ladrillar
Logrosán
Losar de la Vera
Madrigal de la Vera
Madrigalejo
Madroñera
Majadas
Malpartida de Cáceres
Malpartida de Plasencia
Marchagaz
Mata de Alcántara
Membrío
Mesas de Ibor
Miajadas
Millanes
Mirabel
Mohedas de Granadilla
Monroy
Montánchez
Montehermoso
Moraleja
Morcillo
Navaconcejo
Navalmoral de la Mata
Navalvillar de Ibor
Navas del Madroño
Navezuelas
Nuñomoral
Oliva de Plasencia
Palomero
Pasarón de la Vera
Pedroso de Acim
Peraleda de la Mata
Peraleda de San Román
Perales del Puerto
Pescueza
Pesga, La
Piedras Albas
Pinofranqueado
Piornal
Plasencia
Plasenzuela
Portaje
Portezuelo
Pozuelo de Zarzón
Puerto de Santa Cruz
Rebollar
Riolobos
Robledillo de Gata
Robledillo de la Vera
Robledillo de Trujillo
Robledollano
Romangordo
Rosalejo
Ruanes
Salorino
Salvatierra de Santiago
San Martín de Trevejo
Santa Ana
Santa Cruz de la Sierra
Santa Cruz de Paniagua
Santa Marta de Magasca
Santiago de Alcántara
Santiago del Campo
Santibáñez el Alto
Santibáñez el Bajo
Saucedilla
Segura de Toro
Serradilla
Serrejón
Sierra de Fuentes
Talaván
Talaveruela de la Vera
Talayuela
Tejeda de Tiétar
Toril
Tornavacas
Torno, El
Torre de Don Miguel
Torre de Santa María
Torrecilla de los Ángeles
Torrecillas de la Tiesa
Torrejón el Rubio
Torrejoncillo
Torremenga
Torremocha
Torreorgaz
Torrequemada
Trujillo
Valdastillas
Valdecañas de Tajo
Valdefuentes
Valdehúncar
Valdelacasa de Tajo
Valdemorales
Valdeobispo
Valencia de Alcántara
Valverde de la Vera
Valverde del Fresno
Vegaviana
Viandar de la Vera
Villa del Campo
Villa del Rey
Villamesías
Villamiel
Villanueva de la Sierra
Villanueva de la Vera
Villar de Plasencia
Villar del Pedroso
Villasbuenas de Gata
Zarza de Granadilla
Zarza de Montánchez
Zarza la Mayor
Zorita


Urgeventa.es

Multiservicios, Reparaciones de hogar, Empresas de reformas